¿perros con manías?

Generalmente se cree que las manías y los trastornos compulsivos es algo que sólo incide sobre los seres humanos, sino que también puede afectar a los perros. Es conocido el hecho de que cada perro se tiene un carácter personal y particular,  dentro del cual pueden existir ciertos comportamientos extraños que aparecen en situaciones o circunstancias específicas. Dentro de estos comportamientos está lo que se conoce conductas maníacas o compulsivas. En lo que sigue te contamos qué es una manía y el trastorno compulsivo en los perros.
A veces es necesario interrogarnos acerca de determinadas cuestiones que están relación a nuestra mascota, ejemplo de estas preguntas son: por qué siempre se para en el mismo lugar para hacer u oler sus necesidades, por qué no puede pasar por ciertos sitios, por qué algunas cosas las come en una situación y las rechaza en otra. Intentemos dar respuesta éstos interrogantes.

Ante todo, definamos la manía

La manía es un término que designa una esfera del estado del ánimo, y cuya definición es extraída del campo psiquiátrico principalmente. Se caracteriza por ser una exaltación de dicho estado. Hablando en términos psiquiátricos, ésta  cualidad del estado de ánimo es encuentra dentro de las locuras maníacos depresivas, donde como se entenderá que es una de sus fases.
Algunas formas obsesivas son consideradas como leves, como es el caso de la obsesión por el orden o la limpieza, que aunque no llegan a ser graves, puede que en determinados casos lleguen a generar interferencia considerable en la vida normal del sujeto. Estos casos específicos se conocen como  Trastornos obsesivos compulsivos.

¿Se puede hablar de manía en los perros?

De acuerdo a la definición de manía delineada en lo anterior, habría unos problemas de inadecuación para aplicarla al caso concreto de los animales, en tanto no es correcto hablar de estado de ánimo en ellos, como así de obsesiones. Es por esto que hablar de trastornos compulsivos sería lo más apropiado en el caso de los animales. Éstos pueden incidir negativamente en la vida normal del animal, provocando una gran interferencia que no le permite salir de lo que podríamos llamar círculo vicioso, que lo lleva una y otra a vez a repetir  algunos comportamientos de manera compulsiva.
El lamerse en forma compulsiva hasta llegar a provocarse algún daño, perseguirse la cola o andar en círculo son algunas de  las conductas más comunes de los trastornos compulsivos en perros. Aunque en la mayoría de los casos los animales que padecen de éstos trastornos tienen una predisposición genética, no se descarta que en determinados casos éste trastorno se genere como producto de una situación conflictiva ( y crónica )que se vive en su entorno.

Comportamientos maníacos u obsesivos

Es importante señalar las pequeñas conductas de los perros que pueden ser tildadas como maníacas no tienen que ser necesariamente en todos los casos problemáticas o negativas. Algunas forman parte de su personalidad, y su carácter, y por lo tanto son saludables para ellos, porque hacen a su identidad.
Uno de los comportamientos que vale la pena destacar aquí es lo que algunos perros hacen, esto de cruzar de vereda en determinados lugares bien específicos. Esto habría que analizar, y poder diferenciar si se trata en el sentido de si se trata de que el perro ha asociado determinadas etapas del paseo y las repite automáticamente o bien se trata de una conducta esquiva que deriva de un miedo adquirido.

Antes de terminar, es importante  señalar que como dueños debemos preocuparnos en aquellos casos donde estas conductas implican una gran interferencia en la vida de nuestra mascota, y no le permite vivir saludablemente y también contar con un seguro perros para tener cobertura frente a imprevistos en la salud de tu mascota.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bar Mats

Parque de atracciones Tivoli en Dinamarca

Opiniones y críticas 2017